Archivo de la etiqueta: Sergio Galarza

Cosas que -acaso sólo- suceden en verano

*

Cuenta Sergio Galarza en la revista La sueltaaquí– su experiencia en Estados Unidos de cuando era un adolescente en un texto que lleva por título “Un verano en Idaho”. Así comienza el breve texto memorialístico (o acaso, mejor, nostálgico, como él mismo lo define):

“El año 2000 viví cuatro meses en un pueblo de Idaho llamado Sun Valley, a quince minutos de Ketchum, otro pueblo, donde pocos saben que está enterrado Hemingway.”

Lo interesante del caso es que finaliza el texto de la siguiente manera:

“Quiero volver a Ketchum algún día, de verdad, y decirles a los que quedan, que ahora son personajes en algunas de mis historias. ¿Les importará?

O quizás sea mejor pasar de largo como la mayoría de coches de la carretera.”

En mi opinión, es mejor pasar de largo, y quedarse apenas con esa emoción nostálgica. De ahí, creo yo debería surgir la literatura: de esa parte que queda en la memoria y que, strictu sensu, nada tiene que ver con las personas reales -físicas, cambiantes, singulares- de las que apenas partió un sedimento para el recuerdo, que es ya creación posterior del sujeto escritor.

Anuncios

Comentarios desactivados en Cosas que -acaso sólo- suceden en verano

Archivado bajo El ejercicio de la escritura

JFK, de Sergio Galarza

 

Se acaba de publicar la crítica del libro JFK (Candaya, 2012) del escritor limeño afincado en Madrid, Sergio Galarza, con el título de “El otro JFK”. La novela se corresponde con la segunda parte de lo que Galarza califica como su trilogía madrileña, y cuya primera parte era Paseador de Perros (aquí se puede leer la crítica, también aparecida en HC).

El texto íntegro puede leerse aquí.
Como siempre, confío en que sea de su agrado.

Comentarios desactivados en JFK, de Sergio Galarza

Archivado bajo Crítica literaria, Hermano Cerdo

El artista moderno

Los lectores de Sergio Galarza sabrán ya que el autor peruano gusta de meter pullas suaves en sus textos, como desganadamente, pero sin permitir que el aguijón de su punzante crítica tiemble lo más mínimo. Estos días está ya en las librerías la segunda parte de su `trilogía madrileña`; el libro lleva por título JFK –aquí-, y tal nombre se refiere a uno de los personajes que ya aparecían en el primera parte, y que llevaba por título Paseador de perros. Tal y como hicimos con esta primera parte (cuya crítica publicamos en Hermano Cerdo en Febrero de 2011 –aquí-) haremos igualmente con esta nueva entrega del escritor limeno, cuya crítica publicaremos en las próximas semanas.

De momento, querría llamar la atención sobre una de esas puyas que ya aparece bien pronto en su última novela y dice así (habla el protagonista -que se vende como escort- sobre una cliente suya a la que llama Yolanda la aburrida):

“la acompañé a festivales literarios. Escuchamos a escritores que destacaban la modernidad de sus novelas. Decían que era como ver una serie de televisión en papel, que representaban la influencia de las nuevas tecnologías en la literatura, que habían utilizado técnicas de escritura automática como ponerse un límite de diez minutos para escribir cada página. Le pedí prestados los libros a Yoli y ninguno me emocionó. No soy un entendido en literatura. Reconozco que he leído poco, pero mi instinto me dice que para que una historia te emocione se debe desencadenar una tragedia y los personajes deben luchas por salvarse” (pp. 25 & 26)

Quizá habría que ir pensando en volver al undergroundaquí-, ¿no?.

Comentarios desactivados en El artista moderno

Archivado bajo El arte del siglo XXi