Archivo de la etiqueta: macba

Idénticos planes, nuevas estrategias


Haring

Marlene Haring "Lickingglass"

Lo del encanto es un decir

Javier Marías.  “La gratitud”, en La Zona Fantasma, 20-sept-2009

1.

Este fin de semana

vino parte de la familia desde Castellón a vernos en nuestro estreno en directo con “Harold & Blúm”.

Estamos contentos. Francamente. De que vinieran y del espectáculo.

Fue un fin de semana emocionante, en todos los sentidos.

Y creo que lo mejor es que los más sorprendidos por la solución de todas las cosas fuimos Ángela y yo.

Y es que sobre el papel, siendo uno el propio juez de su trabajo, se suele pecar de optimismo o de vanidad. No creo, de todos modos, que fuese nuestro caso.

Hemos sido bastante humildes, precavidos y minuciosos con la preparación tanto teórica como formal del espectáculo “Injertos”.

Aunque sí es cierto que careciendo de opinión ajena sobre el espectáculo, pues nos tenía un poco nerviosos la materialización del resultado encima de un escenario.

Era la primera vez que lo hacíamos, claro.

Y es que sucede pues que debe ser el criterio de los otros lo que nos da tanto la confianza y seguridad como la necesaria validación de lo que hacemos.

Porque, claro, todo espectáculo, igual que toda obra artística, se hace para un público, que es al fin quien lo juzga, disfruta y sanciona.

El resultado, pues, parece justificar todo nuestro trabajo.

De todos modos, lo importante fue que Ángela y yo disfrutamos con ello. Caso contrario carecería del menor sentido.

Aunque si he de hacer una confesión, yo creo que estuve mucho mejor el sábado que el viernes. Ángela estuvo esplendorosa los dos días.

Prometo mejorar para la próxima vez que vengan a vernos.

Y, por supuesto, muchísimas gracias a todos los que estuvisteis allí. Sin vosotros, esto no tendría el menor significado.

2.

Es curioso, llevo tiempo observándolo.

Me refiero a la mecánica del insulto y el oprobio.

El vilipendio anónimo y el grito cáustico.

Lo mencioné el otro día, como al pasar, respecto a lo que sucede en Facebook, que un poco viene a evidenciar esta tendencia, si es que así se pudiera llamar, o estado de cosas.

El caso es que el Macba propone ahora una exposición llamada “Modernologies” que parece querer (re)situar las ilusiones nunca alcanzadas del modernismo, sugiere no tanto su recuperación sino su continuación.

Yo ya escribí un ensayo y varios textos críticos al respecto hace varios años al hilo de haber conocido en Valencia los trabajos sobre la transmodernidad de la filósofa Rosa María Rodriguez Magda.

Mi punto de vista es muy sencillo: el postmodernismo no es una solución sino tan sólo un paréntesis. Una parada para tomar aire, si se quiere. Y así deberíamos valorarlo. Algo necesario pero forzosamente coyuntural.

El problema, a mi modo de entender, es que el (post)modernismo teórico es fascinante y provocador, pero no así sus prácticas. Sus prácticas son miméticas. Y una teoría no puede seguir con los mismos diseños que perpetra destituir de la vigencia artística.

Es muy sencillo: las aplicaciones (post)modernas han resultado decepcionantes respecto a sus postulados.

No es raro entonces encontrar una vuelta a las vanguardias.

Es algo que ya formuló Frederick Jameson: que el postmodernismo copia la lógica del capitalismo, por lo tanto no es apto para la confrontación, que es la tarea primera del arte.

Si les interesa el tema, el 23 de Septiembre el Macba organiza un simposio sobre el particular

(aquí toda la información).

Ojalá nos sirva ésto para repensar la histeria actual consecuencia de la inanidad postmoderna.

3.

Y hablando de nuevas estrategias,

dicen por ahí los chicos de Inverso que la poesía en Madrid importa, y mucho.

Vamos a ver si conseguimos lo mismo en Bcn.

¡Venga,

que entre todos podemos!

cartel_amarilla_small

4.

Y hablando de lo lírico en Barcelona,

ayer estuve en la librería Bertrand en la presentación del libro de Fernando ClemotEl golfo de los poetas”, publicado por Barataria.

Atentos al comienzo:

Siempre hay un tiempo en que todas nuestras expectativas parecen prestas a colmarse; está ahí, guardamos una estación hermosa en cada uno de nosotros, un lienzo de paraíso, una edad feliz en que cada paso parece destinado a lo sublime.

A esto le suceden 288 páginas que se prometen puro deleite para los sentidos.

Ya les iré contando… pues se prevé enjundia de la buena.

Y ahora el testimonio gráfico:

IMG01285

Foto0476

IMG01292

IMG01293

CONTENIDO EXTRA:


Dos placeres más para los próximos días (regalo de mi mamá):

IMG01289

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Harold & Blúm: Lecturas a grito pelao, Uncategorized, Vida personal

¿Qué es la creación?

Connexions Deleuzianes

Conferència a càrrec de John Rajchman

Dijous, 11 de juny, a les 19.30 h

«Què és l’acte de creació?» va ser el títol d’una conferència que Gilles Deleuze va pronunciar davant d’una sèrie de cineastes el 1987 i que va ser filmada. Televisada al cap de dos anys, el seu contingut no es va publicar fins a després de la seva mort (avui dia inclòs a Dos regímenes de locos, Pre-Textos, 2008). La conferència tractava sobre el que algú pensa, o «té idees», en cinema o pintura, en ciència o filosofia; la manera que aquestes idees es creuen i interfereixen les unes amb les altres, amb la qual cosa envolten la invenció de noves formes d’espai i temps. Així, desenvolupa el tema general de crítica i creació, present en tota l’obra de Deleuze; però també planteja la pregunta en un moment i una circumstància particulars, com va passar amb la conferència que va fer el 1988 titulada «Què és un dispositiu?»: Què representa «tenir idees» en un nou sistema econòmic i tecnològic, cada cop més dominat per la comunicació i la informació, o en relació amb la nova situació i el nou problema que Deleuze va anomenar «control»? I llavors, què és un «acte creatiu?»

Al cap de vint anys, abordem de nou el tema i el context en el treball de Deleuze, alhora que reflexionem sobre la manera que aquest es pot desenvolupar i estendre actualment.

John Rajchman és professor i director del Modern Art M.A. Programs, en el Departament d’Història de l’Art i Arqueologia de la Universitat de Colúmbia. Entre els seus llibres destaquen: Michel Foucault: The Freedom of Philosophy (1985); Le Savoir-faire avec l’inconscient: éthique et psychanalyse (1986); Philosophical Events: Essays of the ’80s (1991); Truth and Eros, Foucault, Lacan and the Question of Ethics (1991); Constructions (Writing Architecture) (1998); The Deleuze Connections (2000); Rendre la terre légère (2005), i La pensée américaine contemporaine.

Auditori MACBA. Entrada gratuïta. Places limitades.
pei@macba.cat // Tel.: 93 481 79 00  // Plaça dels Àngels, 1 08001 Barcelona

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Las intenciones y el puro tedio

El núcleo de la fe es la acción

Don Burr (fundador de People Express)


Neil Smith dijo el lunes en su conferencia del Macba que la gentrificación presenta una dualidad divertida: los artistas la promueven y, al tiempo, la acaban sufriendo.

Es el cath-22 del capitalismo.

Ejemplos: Lower East Side, Williamburg, Poble Nou, El Born, Downtown LA, Mission District (SFA), etc, etc, etc.

Y casi en en el centro de cada ciudad mediogrande es así.

La gentrificación -in short- es que la gente de clase más alta se apodera de los centros de las ciudades a base de subir los alquileres, comprar las propiedades y echar a los habitantes legítimos hacia el extraradio

(por supuesto siempre se trata de habitantes de clase social baja).
También dijo Neil Smith que lo político va más allá de lo moral, que no se trata de que un discurso nombre -en su contra- lo que repudia sino que se inserte en su mismo seno;

claro, habló de diálogo y de entendimiento. Pero esto siempre son buenas intenciones que quedan en eso, en ulteriores copitas de chinchón y un puro de esos que saben a gloria y por qué no nos vamos a dar una vuelta por Nou de la Rambla y a ver qué tal, que mañana me vuelvo a las aulas de la UCLA y tan bien.

Porque sí, porque el capital viaja solo y el viento ni lo despeina y de gimotear nada. Eso el capital se lo tiene bien aprendido, que de flaquezas ninguna. Y si no queda remedio (la crisis actual es un crucial ejemplo) se aprovecha el lamento para sablar de lo común -por supuesto argumentando sobre la base de sus futuros beneficios (de lo común, se entiende)-.

Pero bueno, a pesar de todo, bien, bien; la conferencia, digo. Aunque tal vez ya el pobre Neil ande hartito de explicar siempre lo mismo, que el tío lleva desde los sesenta con esto. Con sus flujos y reflujos.

(Aquí se pueden enterar más sobre el asunto)

En suma,

que lo que pierde al arte contemporaneo (o a los artistas más bien) no es tanto estos procesos que en el fondo le son -le deberían ser- ajenos -los procesos del capitalismo y su obscenidad llamada reordenación urbana-, sino que es él mismo (el arte contemporáneo) el que se pervierte llamando mercado a la fogosa competencia por mimetizarse con el clásico business.

O sea, que el arte contemporáneo ( (o los artistas, más bien) es tan auténtico como esos bolsos de Carolina Herrera que les ve uno a señoras con vaqueros muy gastados y zapatillas de mercadillo de shanty city y a sus legañas de las ocho y media en los autobuses que van para las oficinas y las casas de la gente rica de la parte alta de la ciudad.

O sea, que -como casi siempre- se trata de algo tan sencillo como que una buena idea siempre encontrará forma de ser hermosamente plasmada. Y ya.
No hay más verdad que esta.

Anne Carson la canta a su manera:

Beauty convinces. You know beauty makes sex possible.

Beauty makes sex sex [1]

overpriced

El arte contemporáneo ha permutado la ecuación y llama a la obscenidad mercado y a la pornografía belleza.Y que sí, que la gentrificación existe. Pues claro.

Pero per se no explica el risible estado del arte y su acodomación (por adscripción o venganza). Pues ya saben que lo hippie es inofensivo por pusilánime y lo punki inane por mimético -y mediático-.

Háganle caso a Keats de una maldita vez,

jo, que “beauty is truth” y que todo lo que rima es verdadero, caramba.

¿Cuántas veces lo tendré que repetir!

En fin, que no se corten, que pueden dejarles sus quejas aquí a los chicos del arte.

Díganles que tal vez no es todo culpa de la gentrificación.

O, al menos, no del todo.

Escuchen a Julian, él les dirá que todo es cuestión de ilusión y óptica.

De más hacer y menos quejarse. De más acción y menos propósito.

Pero es que hay que mirar bien, ¡demonios!,

y esto significa mirar activamente.

[1] Anne Carson. The beauty of the husband. A fictional essay in 29 tangos.


Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized