3 cosas que he leído hoy (y que me han producido una breve reflexión)

1.

Leo en la última novela de Joaquín Pérez Azaústre, Los nadadores (Anagrama, 2012), lo siguiente:

“Sólo unos pocos ya la tienen dentro  [la fotografía] y observan en tensión, agazapados, se saben diluir dentro del marco: son parte del mismo territorio, esperan y de pronto la imagen está ahí, ha aparecido, y la tienen delante y la someten, y no la han encontrado, sino que la han reconocido. El verdadero fotógrafo de campo no encuentra nunca la foto casualmente, ni siquiera la crea, ni la adultera ni la teatraliza, sino que la rescata, porque ya la ha visto antes y la ha memorizado, forma parte de él antes de existir, se le ha aparecido en sueños o en plena realidad y ahora sólo tiene que nombrarla” (p. 60).

Se trata de una rara visión matérica (y apresable) de la realidad; rara, al menos por saberse que viene de un autor español de menos de cuarenta años.

E interesante, claro.

– – – – – – – – – – – – – – –  – – – – –

2.

Leo una columna de opinión en La Vanguardia donde el ex secretario general de universidades de la Generalitat de Catalunya Ramon-Jordi Moles i Plaza afirma lo siguiente:

“Nuestro sistema educativo responde a nuestro sistema productivo: baja productividad, economía especulativa, sistema de valores centrado en el pelotazo” [1]

Y yo, pienso, se me ocurre, que la industria editorial está también hecha a imagen y semejanza de ese sistema educativo y de ese sistema de producción deficiente, especulador y que se basa en la búsqueda infame del pelotazo.

[1] Ramon-Jordi Moles i Plaza. Massachunya-Catalusetts, La Vanguardia,30-Mayo-2012, pág 17.

– – – – – – – – – – – – – – –  – – – – –

3.

Leo en la última novela publicada en España de César Aira, El congreso de literatura (Mondadori, 2012), lo siguiente:

“No es que yo sea un genio ni un superdotado, qué va. Todo lo contrario. Lo que pasa (trataré de explicarlo) es que cada mente se conforma de acuerdo con sus experiencias y memorias y saberes, con la suma total, y la acumulación personalísima de todos los datos que la han hecho ser lo que es la hace única. Cada hombre es dueño de una mente con poderes que pueden ser grandes o pequeños pero que son siempre únicos, propios de él. Y lo hacen capaz de una “hazaña”, banal o grandiosa, que sólo él habría podido realizar […] Mi inteligencia, lo he comprobado a mis expensas, es muy reducida. Apenas si me ha alcanzado para mantenerme a flote en las aguas procelosas de la vida. Pero es única en su calidad; y no es única porque yo me haya propuesto que lo sea, sino porque así tiene que ser” (pp. 14 & 15).

Esta idea tiene que ver con algo en lo que he pensado hoy mientras veía por la televisión la conferencia que el ministro de economía Luis de Guindos estaba dando en Sitges, en el Cercle d´Economía.

Está relacionado con algo que se me ha ocurrido denominar como “la falacia del experto” y que está vinculado indisolublemente con eso de lo que habla Aira, pues que expertos solamente lo podemos ser en una cosa muy precisa, y no en todo, como hoy se nos presupone que seamos (o debiéramos ser), con todo ese rollo de la interactividad, la participación, la opinión y el juicio, como si todo el mundo estuviese obligado a saber de todo, a tener opinión y criterio sobre economía, literatura, arte, la hacienda pública, los mercados de capitales, el arte contemporáneo y la música, el cine de vanguardia, la danza, los problemas derivados de la prima de riesgo, el precio de la vivienda, las políticas de austeridad, los impuestos, la regulación sobre materias urbanísticas ciudadanas, etc, etc, etc
Espero -en los próximos días- ir ampliando esta idea.

Anuncios

Comentarios desactivados en 3 cosas que he leído hoy (y que me han producido una breve reflexión)

Archivado bajo Asuntos Cívicos

Los comentarios están cerrados.