Cartografía Sentimental (CXI) – Soledades

<<<5 cosas>>>

por las que ha merecido la pena seguir vivo en el día de hoy:

– – – – – – – – – – — – – – – – – – –

1.

 

La soledad de la nostalgia, y cuya evidencia en el corpus literario reciente de la literatura británica, podríamos encontrar en la novela The sense of an ending (Vintage Books, 2011), de Julian Barnes, cuando el protagonista se pregunta lo siguiente:

 

“What possible evolutionary purpose could nostalgia serve?” [p. 82]

 

 

 

 

.

– – – – – – – – – – — – – – – – – – –

 

2.

 

La soledad de la política institucionalizada (y del político clásico de partido, consigna y cerrada ideología):

 

 

– – – – – – – – – – — – – – – – – – –

3.

 

La soledad del mago (y, más aun, de su furgoneta):

 

 

– – – – – – – – – – — – – – – – – – –

4.

 

La soledad de la gaviota perdida en el asfalto:

 

– – – – – – – – – – — – – – – – – – –

5.

 

La soledad de la velocidad (y, por ende, del velocímetro), traída a colación de un recuerdo del padre del protagonista de Aprender a rezar en la era de la técnica (Mondadori, 2012) de Gonçalo M. Tavares, cuando dice así:

 

“-No os dejéis engañar por la velocidad del tráfico -había dicho Frederich en cierta ocasión a sus dos hijos, Lenz y Albert, algo que había repetido después, muchas otras veces, solo a su hijo lobo, a Lenz. La velocidad más importante, decía Frederich Buchmann, no es la de la máquina en la que estamos sentados, sino de las decisiones que tomamos. Una velocidad que depende exclusivamente del organismo, de la sangre que recibes cuando naces y de las ideas que recibes cuando creces. Esa es la verdadera velocidad, decía Frederich, aquella con la que decides. A su lado, la velocidad de un avión es similar a la de un carro .” [p. 97]

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Cartografía Sentimental (CXI) – Soledades

Archivado bajo (Nuevas) Cartografías sentimentales

Los comentarios están cerrados.