Trapiello (Re)Visited

Matias Faldbakken, "Deichmanske" (2008)

Es cierto que un libro nunca es el mismo dependiendo de la edición en la que se lo mire. Y es que, sin restarles la más mínima importancia a su contribución a la labor de publicación ininterrumpida de los diarios de Andrés Trapiello, se ha de decir que las ediciones originales de Pre-textos son absolutamente inmanejables.

Y es una suerte, pues, que Austral se haya decidido ahora sacar algunos de estos volúmenes en bolsillo, a no más de doce euros por ejemplar (seiscientas págs., más o menos, cada uno): El fanal hialino y Siete Moderno son, de momento, los volúmenes a disposición del lector.

El primero de los volúmenes de Salón de pasos perdidos que leí fue, creo, Las inclemencias del tiempo. Y de esto hace apenas unos meses. No mucho. Después encontré Do fuir (ambos sacados de las bibliotecas públicas). Pero no encontré más. Y me quedé con las ganas, hasta que –de pura casualidad- encontré en Casa del libro de Passeig de Gràcia el volumen El fanal hialino en Austral. Y finalizado con este, volví otro día de puro azar y di con Siete moderno. Me quedan menos de cien páginas para terminarlo.

Anoche me desperté, preocupado, y me marché a la cocina a fumar un cigarro sonámbulo. En el desvelo, me puse a buscar en la página web de la editorial Austral y no di con ninguna información que asegurase la próxima publicación de algún nuevo volumen del escritor leonés. En la fnac, sin embargo, sí aparecieron un par de volúmenes en la edición de Destino bolsillo de las primeras entregas del Salón, y ya los tengo pedidos.

Pero me gustaría poder leer, si no al completo sí en su mayor parte, los diarios de Trapiello. Y, con toda sinceridad, ya no es que las ediciones de Pre-textos sobrepasen en algunos casos los 30 euros, es que se necesita una grúa para sostenerlos sobre la cabeza, si es que uno decide leerlos echado en la placidez del sofá. Y, así, entenderán que no se puede.

De hecho, ya lo dije al principio, estos diarios de Trapiello, leídos en estas ediciones de bolsillo de Austral, se disfrutan más, mucho más. Es un formato que les sienta bien, y no todo ese boato anterior, esa solemnidad pomposa del volumen tipo obras completas. Ah, no, así con su blandura, su pequeñez, se sienten mucho más cálidos, y le acompañan a uno mejor en esas horas muertas en las que no quiere uno concentrarse demasiado en nada, en esos ratos inservibles del existir cotidiano que serían –de no acompañarnos la voz de Trapiello- mucho más penosos, si cabe.

Ojalá pues se decidan los señores de Austral a seguir sacando todos los volúmenes del diario de Trapiello o acaso unos pocos más; sepan que le alegrarán la vida a uno, en estos tiempos nuestros tan llenos de esas ingratas horas inservibles.

Anuncios

Comentarios desactivados en Trapiello (Re)Visited

Archivado bajo Vida personal

Los comentarios están cerrados.