Occupy Wall Street (with books)

Nadie será tan inocente como para creer que la oposición del entretiempo de una biblioteca al salvaje proceder de Wall Street vaya a tener ninguna incidencia real, más allá de la anécdota; aún así, desde aquí apoyamos full la acción directa del circunspecto Steve Syrek (que ha dejado sus estudios de phd para lanzarse a las calles neoyorkinas) y sus compinches, que creen que no sólo de comida se alimentan los revolucionarios, sino que hay que proveerles también con el alimento espiritual de los libros.

Puede que no vaya a acabar la literatura con el capitalismo, pero sí que hay algo que -a largo plazo- se revelerá útil y decisivo: la convicción, la convicción de que un mundo sin libros, sin buenos libros, sería intolerable.

Es esa la misma convicción que nos anima aquí en La Soledad del Deseo a proseguir cada día, a seguir hablando de libros, a no dejarnos vencer por la tediosa imposición de las marcas, del lucro indómito, rápido y destructivo que intenta acabar con la libertad responsable del pensamiento.

Así sea pues únicamente como maniobra simbólica que las acciones de Syrek y sus compinches tengan validez, tal que injuria frontal a la desvergüenza cínica del capital, que ya nos parece suficiente.

Y es que no se trata únicamente de enarbolar el gesto episódico de la indignación, hay que ser consecuente: se trata de desobedecer.

De manera concreta.

Anuncios

Comentarios desactivados en Occupy Wall Street (with books)

Archivado bajo Ocupaciones del espacio público

Los comentarios están cerrados.