Un mundo sin metáforas [Divagación tercera]

1.

 

Canta Frank Baez, “el Baudelaire de Santo Domingo”:

“Quiero ser Papa en vez de poeta.
Quiero hablar con Dios.
Quiero hablar por teléfono con
Dios.

[…]

Nada de metáforas.
Los Papas no utilizan metáforas.
Yo voy a ser Papa.” [1]

 

2.

 

La obra Raketenbaum (2008) de Michael Sailstorfer consiste en un árbol frutal dispuesto, o más bien transplantado, de manera superficial en un paisaje neutro de yerba. En sus raíces se le han dispuesto unos cilindros de aire comprimido que sirven para propulsarlo por los aires.

No representa la metáfora de nada, ni busca erigirse como símil de algún tipo de experiencia simbólica de contenido poético o carga semiótica ninguna. Sencillamente el autor se propone arrancar un objeto de su entorno cotidiano e incrustarlo en uno nuevo, creando así un innovador contexto de significación (no arbitrario como correspondería a un signo lingüístico, sino azaroso y, hasta cierto punto, inane, por culpa de su caos y descontrol) .

El árbol catapultado remitiría a la nostalgia del paisaje de la niñez del propio autor, y así está cargado -para él, supuestamente- con imágenes fantasiosas del propio artista, imágenes, por otra parte, no sólo intraducibles, sino imposibles de ser compartidas.

Como espectadores, pues, no nos queda más que disfrutar de la parábola hermosa que describe el árbol en su propulsión y caída.

Por la simple curiosidad de ver explotar las cosas, igual que hacen los niños cuando destrozan los objetos.

+ info: aquí.

 

3.

 

“Lo más cierto de este mundo es que el mundo es incierto” [2], dice Jorge Wagensberg.

A lo que Juan Gelman le contestaría replicándole que “todo existe y no existe” [3].

 

4.

 

Leo con más estupor que añoranza lo que dice Esperanza Guisán en su Manifiesto Hedonista, pues que:

“Sólo los héroes, los que quieren desarrollar lo mejor de los talentos humanos, aspiran a la felicidad, La inmensa mayoría se conforma con escapar de los golpes más duros del infortunio” [4].

Esperanza Guisán escribía esto a finales de los años ochenta, y tal vez entonces fuese un mundo en el que todavía quedaban huecos para los últimos héroes.

No olvidemos que la película The last action hero, film que finiquita el postmodernismo, es de 1993.

En mi opinión, antes que hallar el correlato del héroe hoy, sería más instructivo preguntarlos por la meta-ética, especialmente por si es posible que acordemos hoy la universalidad de los juicios morales, y sobre cómo aplicarlos de un modo que tuviese necesariamente en cuenta las figuras semánticas de asociación.

 

5.

 

“Recognizing the thingness of things is not to deny the dense web of connections in which they are always caught up” [5], nos recuerda Gay Hawkins. Y es que seguimos con la tarea pendiente de recuperar la materialidad.

O mejor dicho, de incorporarla a la tarea de la ficción narrativa.

Tal vez por ello se haga tan necesario un proceder metonímico, que incorpore el tejido del mundo, dando cuenta de las asociaciones entre sus distintos miembros, pero sin renunciar a la especificidad extraña, individual y única de cada uno de estos miembros, que deben ser procesados literariamente como un conjunto finito, entero y singular; quizá no lineal, pero sí capacitado para evolucionar y relacionarse de manera autónoma entre ellos.

Es decir, entenderlos como elementos con carácter, con una cierta personalidad individual y no como meros productos textuales.

 

– – – – – – – – – – – – – – – – –

[1] Escrito el 28 de noviembre del 2002 mientras bebía unas cervezas con Villanueva. Frank Báez. Revista Valderrama nº 8.

[2] Jorge Wagensberg. Si la naturaleza es la respuesta, ¿cuál es la pregunta? y otros quinientos pensamientos sobre la incertidumbre. Ed. Tusquets. Barcelona. 2002. [p. 20]

[3] Juan Gelman. “Ver si”, incluído en El emperrado corazón amora. Ed. Tusquets. Mayo de 2011. [p. 45]

[4] Esperanza Guisán. Manifiesto hedonista. Ed. Anthropos. Barcelona. 1990. [p. 138]

[5]  Gay Hawkins. “Plastic materialities”, incluido en Political Matter: Technoscience, Democracy, and Public Life. Univ. of Minessota Press, 2010.  [p. 121]

– – – – – – – – – – – – – – – – –

FURTHER READING:

Un mundo sin metáforas – Divagación primera [20-Agosto-2011]

Un mundo sin metáforas – Divagación segunda [08-Septiembre-2011]

Anuncios

Comentarios desactivados en Un mundo sin metáforas [Divagación tercera]

Archivado bajo Un mundo sin metáforas

Los comentarios están cerrados.