Cartografía Sentimental (LXIX) – Cada loco con su tema

<<<5 cosas>>>

por las que ha merecido la pena seguir vivo en el día de hoy:

 

 

1. Miroslav Tichý (1926) es un artista checo que tras estudiar en la Academia de las Artes de Praga se retiró de la vida mundana a Kyjov, Moravia, en la República Checa. A finales de los 50´s abandonó la pintura para convertirse en un Diógenes contemporáneo. Andados los 60´s se aficionó a la fotografía y pasó a fabricarse cámaras él mismo con las que fotografiaba a mujeres locales. Más tarde intervenía las fotografías con lápices y creaba una suerte de híbrido entre el dibujo y la fotografía. Él mismo diseñaba en el fotograma un marco que dibujaba bien sobreponiéndolo o acaso perfilándolo en el borde, a veces quedando como una mera tentativa.

Así su trabajo acabó adquiriendo un tono poético que cristaliza en imágenes oníricas que son una indagación fascinada y rendida a las beldades del universo de la femenina hermosura.

El artista:

Su instrumento de trabajo:

La obra:

+ info: aquí.

 

 

 

2. La biblioteca/museo Morgan de Manhattan (NY) ofrece estos días una exposición que lleva por título El diario: tres siglos de vidas privadas.

Los cuadernos han sido utilizados principalmente para documentar la vida cotidiana o bien para tratar de sortear los escollos de la creación artística, para realizar anotaciones de futuros trabajos, ideas, o sencillamente descargar las preocupaciones, frustraciones, sueños o anhelos humanos.

En la exposición de la Morgan podemos ver un gran abanico de diarios, desde los de Charlotte Brontë, Tennessee Williams, Jean-Jacques Rousseau, William S. Burroughs, Bob Dylan o el mismísimo Albert Einstein.

Muchos de ellos están publicados, pero la felicidad de ver el cuaderno físico, observar los trazos de la escritura y presenciar los diferentes modos de anotación, contribuye a revelar el carácter personal de cada uno de los diaristas y se convierte en una experiencia fascinante para todos los interesados en la escritura memorialística.

En la página de la biblioteca pueden adentrarse en la exposición virtual e incluso seguir las explicaciones del curador –aquí-.

Los lujosos cuadernos de Thoreau

 

 

 

3. Ya les hemos hablado aquí antes del estrafalario Mr. Brainwash, el -supuesto- artista gráfico callejero que protagoniza el documental de Banski “Exit through the gift shop” (2010).

Pues bien, tiempo después de que se anunciasen los posibles amenazas de demanda por plagio, el fotógrafo Glen Friedman acaba de ponerle una demanda en los juzgados de Los Ángeles alegando que infringe los derechos de copyright al haber usado indebidamente una fotografía del grupo rapero Run DMC.

La cosa tiene su miga porque Thierry Guetta (Mr. Brainwash) alega un uso correcto del material con derechos con copyright. Y es verdad que cierta razón le asiste, pues la ley contempla la posibilidad de usar tales imágenes con derechos restringidos en los casos de estar haciendo crítica de los mismos, o bien comentándolos o por razones de su uso en las aulas o acaso para investigaciones universitarias.

Claro que en le caso de Mr Brainwash se hace bastante difícil argumentar en este sentido.

+ info: en español y en inglés.

 

 

 

4. A Álex Nortub le van las turbulencias. O es que acaso la industria española no le haya dejado otra. Verán, la historia viene a colación de su libro En la turbulencia, una novela corta que Nortub terminó de escribir hace cosa de año y medio. La historia-en palabras de su autor-  “trata del accidentado viaje en avión que realiza un individuo barcelonés en dirección a Sao Paulo para asistir a la boda de su hermana”. El caso es que tal peripecia no pareció ser del gusto de las editoriales españolas (o al menos de las editoriales españolas -no sabemos cuáles- a las que Nortub mandó el manuscrito), que siquiera se dignaron a contestarle (por cierto esta mala educación de las editoriales sería un buen tema para tratar en un futuro), así que Nortub, alertado por un amigo suyo sobre la existencia de Arachnide Editors, una minúscula editorial parisina, decidió (auto)traducirse al francés y enviársela.

Los chicos parisinos la aceptaron con gusto y la acaban de sacar al mercado en una bonita edición que pueden ver en la foto (below).

Si quieren leer un extracto del comienzo de la novela (en castellano), pueden hacerlo aquí.


 

 

 

 

5. Hay quien opina, así el filósofo Aaron Schuster, que el en la actualidad hay en la comunidad artística dos vertientes principales, de un lado un ficcionalismo que ha democratizado la idea de la no-realidad, vaciándola de su pathos romántico y que se traduce en un extásis de lo inexistente y, al mismo tiempo, una pasión por lo real [1]  que manifiesta su deseo por los productos consistentes, de constatable realidad.

A esta segunda opción se adhiere la performance, que parece gozar de cierto resurgimiento.

Así que es un buen momento para que echemos un vistazo a una de sus bienales últimas más emblemáticas, la Performa que se celebra en Nueva York y que comenzó a gestarse gracias a las labores de Rose Lee Goldberg en 2006, autora pionera de la investigación en el campo de la performance con su libro Performance Art: From Futurism to the Present (1979 & 2000).

La de 2011 será ya su cuarta convocatoria.

Fijémonos pues en una de las piezas que se presentaron en su última edición de 2009, la protagonizada por Felicia Ballos y Amy Granat (fundadoras ambas del Cinema Zero en Brooklyn) representada en la Emily Harvey Foundation y que lleva por título “Innocence in Extremis”.

En ella, una serie de imágenes en movimiento se mezclan con diversas proyecciones en tanto que ambas bailarinas danzan en movimientos pausados, con un ritmo como al ralentí, provocando la aparición de formas poéticas básicas, inéditas por así decir, quizá en un intento de recuperación de esa “inocencia” dinámica que nos niega el mundo contemporáneo.

A este respecto dice Enrique Vila-Matas en su último texto para el Café Perecaquí– que:

“propongo una humilde idea para sobrevivir: interrumpir el discurso mediático cada vez que intuyamos que eso que se llama inspiración consiste en lo que uno logra cuando se aparta de la falsa realidad”

Pues eso mismo hacen Felicia Ballos y Amy Granat, interrumpir el discurso del ruido informativo (y que se evidencia en las imágenes, las luces, el mismo ruido que impera en la sala) para construir su propia realidad.

– – – – – – – – – –  –

– – – – – – – – – –  –

[1] Aaron Schuster.The man who made art works in his head. Metropolis M. nº 1. Enero/Febrero de 2011

Nota aclarativa: La pieza Innocence in extremis no tiene nada que ver con la novela de John Hawkes del mismo título y sobre la que A.C. Danto (ese tipo) dijo que “era capaz de transformar los eventos en fantasmagorías”.

Anuncios

Comentarios desactivados en Cartografía Sentimental (LXIX) – Cada loco con su tema

Archivado bajo (Nuevas) Cartografías sentimentales

Los comentarios están cerrados.