Manifiesto contra la cosificación del mundo

“Estamos condenados a morir de frío”

César Antonio Molina (La estancia saqueada – 1983)

 

*

Siempre me han fascinado los libros inútiles, quiero decir los libros que se afanan por demostrar algo tangencial, aunque único y genuino;

libros que aglutinan los diferentes pareceres de una idea que no necesariamente debe ser una idea magnánima, aunque sí, siempre formidable;

me refiero, cómo no, a las misceláneas caóticas y raras (o raras y caóticas).

Libros que son como ese verso del poema El triunfo del amor de Francisco Brines y que dice que:

“Perdurable es tan solo el vacío”

A ese vacío,

a ese topos de las ruinas es a lo que se dedica mi descubrimiento de hoy.

Se trata de Las ruinas en la poesía española contemporánea. Estudio y Antología de María D. Martos Pérez. (Universidad de Málaga 2008).

Sobre el prospósito del libro nos dice la autora:

“sólo pretendo apuntar, aunque leve y esquemáticamente, la dinamicidad estética del motivo de las ruinas en la poesía contemporánea” [pág 8]

La presencia mayor del topos de las ruinas (habiendo nacido en la Antiguedad latina, vinculado a los avatares del Destino y la diosa Fortuna) se produce en el Renacimiento. Y adquiere sus “más variadas modulaciones” en la poesía barroca, produciéndose una renovación con los Románticos (Novalis y Hölderlin, especialmente), se nos cuenta en el libro.

Al decir de la autora, “desde la Generación del 27, particularmente en las composiciones de Cernuda, hasta la poesía de inicios del siglo XXI, el motivo de las ruinas goza de una intensa vitalidad que cristaliza en una amplia gama de matices” [pág 15].

Estos podrían ser “una tendencia hacia la arqueología, la evocación nostálgica de la belleza, el esteticismo culturalista o la glorificación de la belleza en su fugacidad, por una parte;

y, por otra, la actualización de motivos como el tempus fugit, tamizado de didactismo moralizante o lección de vanitas, que articuló, generalmente, la significación del topos en la poesía barroca” [pág 17].

El libro entonces se propone como “un itinerario que parte de las refracciones más cercanas a los modelos renacentistas y barrocos y que son deudoras de las variaciones introducidas por el romanticismo hasta culminar en la formación de nuevos paradigmas” [pág 63].

María D. Martos Pérez nos alerta, empero, del peligro de la “semiosis infinita”, o dicho en otros términos: de cuando el alejamiento de los matices semánticos nucleares del tópico acaban por desvirtuar su significación.

Esa sería la parte mala de lo contemporáneo;

su contrapartida es la concepción de las ruinas como vestigium del pasado y que deberíamos entender (siguiendo las ideas de Ángel Luís Prieto de Paula) como eslabones simbólicos de la historia que enlazan épocas desconectadas entre sí, “funcionando como un puente entre dos periodos no contiguos de la historia” [pág 65].

A este respecto, decía George Simmel en su libro Las ruinas que la ruina como objeto del arte denotaba valores sentimentales indefinibles que legitiman el presente.

Esta es la parte que a nosotros más nos interesa.

Pero veamos un ejemplo y demorémonos así -de paso- en uno de nuestros poetas favoritos: Jaime Gil de Biedma [citado en las páginas 27-29].

En su poema “Barcelona ja no és bona (o mi paseo solitario en primavera)” incluido en su libro Las personas del verbo (1975), el poeta utiliza para abrir su composición un epígrafe de A las ruinas de Itálica de Rodrigo Caro.

Es la siguiente:

“Este despedazado anfiteatro,

impío honor de los dioses, cuya afrenta

publica el amarillo jaramago,

ya reducido a trágico teatro,

¡oh fábula del tiempo! representa

cuánta fue su grandeza y es su estrago”

Y ahora los versos del poemas de Jaime Gil de Biedma:

[…]

Y a la nostalgia de una edad feliz

y de dinero fácil, tal como la contaban,

se mezcla un sentimiento bien distinto

que aprendí de mayor,

ese resentimiento

contra la clase en que nací,

y que se complace también al ver mordida,

ensuciada la feria de sus vanidades

por el tiempo y las manos del resto de los hombres”

En palabras de Martos Pérez, lo que sucede en el poema de Gil de Biedma es que el tópico de las ruinas se traslada desde la derruida Itálica hacia la “miseria material y moral en que se desenvuelve la vida de la burguesía catalana en los años de posguerra” [pág 29]

De entre los ejemplos más cercanos  a nuestros días que se citan en el libro, me han llamado la atención unos versos del poema “Rinconada del viento” de Dionisio García incluido en el libro Lugares de Paso (1999) que dicen:

“Guardado entre la vida,

grandioso cielo azul,

el viento, los escombros,

y aquel ir y venir de las hormigas”.

Pero, sobre todo, un solo verso de hondas consecuencias éticas me ha puesto en estado de arrebato profundo.

Se trata de una composición de A. Jiménez Millán, perteneciente a su libro Casa invadida (1995). El poema se llama “Fábrica abandonada” y se da en él una trasposición del paradigma clásico a edificos carentes de valor histórico y artístico.

Dice el verso glorioso:

“Vidrios sucios, enigmas”

En suma, la grandeza del libro de  Martos Pérez puede que sea justamente la falta de aliento filosófico que tiene o acaso la negativa de la autora a emitir un juicio de valor o a jugarse una opinión. Esto es lo que le da, según creo, su carácter misceláneo y raro al que contribuye la antología final en la que se incluyen cuatro textos inéditos y autógrafos de José Ángel Aldana (2 poemas), Jesús Ponce Cárdenas y Luis Bagué Quílez.

Recordando a Aníbal Nuñez sólo nos resta decir a modo de coda que:

“De la mutilación de las estatuas / a veces surge la belleza […] Triste belleza […] la del símbolo”

[“La belleza arrebata las palabras que intentan proclamarla”, del libro Cuarzo (1974-1979)]

– – – – – – – – – – – –

María D. Martos Pérez. Las ruinas en la poesía española contemporánea. Estudio y Antología. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Málaga. 2008.

– – – – – – – – – – – –

[1] A.L. Prieto de Paula, “La lección de las ruinas (Razón y fortuna de un motivo plástico-literario. III Disución sobre las Artes. Artes & Literatura. Valencia, 1995.

Anuncios

Comentarios desactivados en Manifiesto contra la cosificación del mundo

Archivado bajo Uncategorized

Los comentarios están cerrados.