Cartografía Sentimental (LVI) – Los artistas y la economía de mercado

<<<5 cosas>>>

por las que ha merecido la pena seguir vivo en el día de hoy:

1.

La memoria parece que sea algo que a la industria editorial le produzca eccemas, y así, parece que sea mejor vivir una nostalgia de una época mejor en la que la literatura era tenida en estima, apreciada y querida, como si hubiese sido algo que realmente existiese. A este respecto es bueno recordar las palabras de Juan Benet en 1989 cuando, sobre el estado de la industria editorial, decía que

“la narrativa actual [está] diseñada para el mercado, las listas de ventas y las políticas editoriales” [1].

[1] Carlos Galán Lorés “La novela”, incluido en Letras Españolas (1989), edición al cuidado de Rogelio Blanco Martínez. Ed. Castalia. Madrid. 1991. [pág 26] Se puede consultar aquí.

Diez años después, en 1999, lo ratificaba además Javier Marías, su pupilo, al decir que:

“de haber empezado a publicar en los años noventa, probablemente no habría llegado a publicar ni Corazón tan blanco, ni Todas las almas, ni siquiera El hombre sentimental. No habría habido oportunidad para mí” [2].

[2] Javier Marías en entrevista con Michael Pfeiffer. El destino de la literatura. Ed. El Acantilado. Barcelona. 1999. [pág 100]

Más de veinte años después, diríamos que el estado de cosas es quasi análogo, si no peor.

 

2. La intención (loabilísima) de la nueva revista digital sobre arte contemporáneo hecha desde Los Angeles (Cal / USA) East of Borneoaquí– de dejar a las claras que ellos sí pagan a los colaboradores.

¡Bravo!

 

 

3. Viene a colación recordar hoy la negativa (por tres veces) de Apple de aceptar un app de Issuu para iphone [La historia completa –aquí-], que explica como las empresas se oponen frontalmente a todo lo que sea intercambio de información y cultura y que no esté manejado por ellas, y esto porque hoy tuvimos un certero golpe de justicia poética al verse rechazada en la Comisión de Economía y Hacienda del Senado la Ley de Enonomía Sostenible de González Sinde aquí-.

Joan Rosell, el nuevo presidente de la CEOE, ha sido definido como “un liberal clásico pero con rostro humano”, vamos a ver si consigue hacerles entender a las empresas que el qué no lo justifica todo, sino que se ha de atender al cómo se hacen las cosas.


4. Sin obra que mostrar el artista no existe, pero este factor previo es irrelevante si no se cuenta con un espacio físico o un soporte que sirva para mostrar esa obra que legitima al artista, Así, tradicionalmente el artista plástico se ha servido de las galerías para tal fin. Pero, aun contando con una obra, un espacio físico y un artista, si el público no se entera, a los ojos de la sociedad y del mercado el artista sigue sin existir. Para este fin se utilizan las invitaciones a las exposiciones temporales de las galerías.

El artista y fotógrafo italiano Osvaldo Sanviti se dedica a recopilarlas en su blog Art paper invitationsaquí-.

Mis favoritas, sin duda, son las de la galería Claudia Groeffin de Zurich,

Una delicia absoluta.

 

 

5. El listado público de firmas Save the arts -aquí– que han puesto en marcha en Inglaterra para protestar contra el recorte de hasta el 30% en los presupuestos para Cultura. Ya llevan 62.753 firmas.

Y es que los malos augurios dicen [3] que podrían cerrarse hasta 1000 bibliotecas en todo el país.

Con lo embalado que va Zapatero con los recortes, no les extrañe si aquí acabamos con una situación parecida, o peor.

[3] Benedicte Page. Arts Council takes over libraries, with budgets slashed. The Guardian. 9-December. 2010.

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Cartografía Sentimental (LVI) – Los artistas y la economía de mercado

Archivado bajo (Nuevas) Cartografías sentimentales

Los comentarios están cerrados.