Los nombres (in)comprensibles

Hoy,

esta mañana,

he leído una de esas frases misteriosas, un verso de Cesc Fortuny i Fabré cuya comprensión no acabo de alcanzar, pero que, sin embargo, me tiene fascinado y en estado de lo que podríamos llamar shock postpoético.

Es esta:

“uníos en el baile ausente” [1]

Lo que sí es no solo comprensible sino útil -espero- es la lista completa de autores citados en el último libro de Enrique Vila-Matas Perder Teorías (Seix-Barral, septiembre de 2010).

Salen nombrados en línea ascendente y por riguroso orden de aparición.

[Entre corchetes se indican las veces que se nombra al escritor en la página señalada]

John Banville (3, 43, 44),

Rick Moody (3),

Kafka (10, 21 [2], 26, 47 [3], 48 ),

Julien Gracq (10 [3], 20, 22 [2], 24, 25, 26, 27, 30 [2], 31, 32 [2], 37,40 [2], 41, 42, 47, 48, 49, 50 [3], 51, 52, 56 [2], 57, 64),

Fernando Savater (11),

Robert Louis Stevenson (11),

Maurice Blanchot (11),

Bertrand Russell (12),

Julio Ramón Ribeyro (13 [2]),

Philippe Sollers (15),

Robbe-Grillet (16, 17),

Antonio Machado (17),

Marguerite Duras (17),

Fernando Pessoa (25, 54, 62),

Gerard de Nerval (26, 32, 40, 41),

André Breton (26, 32, 40, 41),

Dino Buzatti (26),

J. M. Coetzee (26),

Juan Benet (26),

Beckett (26),

Rimbaud (30, 32, 40, 41, 49 [4], 50, 51),

Raymond Roussel (32, 33 [3]),

Laurence Sterne (33 [2], 34 [3]),

Richard Burton (34 [2]),

Javier Marías (34),

Cervantes (34),

Montaigne (34),

Charles Simic (36, 38, 39),

Elizabeth Smart (37 [2]),

George Barker (37),

Rodrigo Fresán (43),

Liz Themerson (45 [2], 46),

Roberto Bolaño (46)

Paul Auster (46),

Ricardo Piglia (46, 54, 55),

Flaubert (48),

Robert Musil (48),

Félix de Azúa (51),

Roberto Arlt (54),

Stendhal (57),

Manuel da Cunha (58)

— – – – – – –

*Consideramos aquí a Liz Themerson la escritora de un prólogo maravilloso (¿Se puede pasar?), amén de la autora de excelsas novelas (en la lengua de Shakespeare) de incomprensible parecido a otras de respetadísimos autores hispanoamericanos.

– – – –  – –

ADDENDA

Como muy bien ha señalado Javier Avilés, se nos queda fuera de la lista Groucho Marx, quien aparece mencionado en el prólogo. Así, consideramos aquí que si Perder Teorías es el anexo a Dublinesca, el prólogo de Liz Themerson ¿Se puede pasar? es el anexo a Perder Teorías, por lo que debe contar con glosario propio. En éste, además, se sigue la paginación en numeración romana.

Así:

Groucho Marx (IX)

Vila-Matas (IX, XX [2], XI [2], XII [2], XIII)

Vilém Vok (X [2])

Saul Bellow (X [3], XII, XIII)

Flaubert (X [2])

Julien Gracq (XII, XIII)

Alfred Jim Bayer (XII)*

John Cheever (XII, XIII)

Pio Baroja (XIII)

– – – –  – – – –

*Liz Themerson en un claro juego vilamatiano atribuye en la página XII la famosa frase de Groucho MarxÉsos son mis principios. Y si no le gustan… Pues tengo otros” al filósofo Alfred Jim Bayer, supuesto profesor de lógica en Oxford.

Es cierto que existe un famoso investigador de probabilística matemática llamado Bayer, que junto a Aldous y Diaconis escribió un influyente artículo en 1992 cuyo teorema básico afirmaba que se necesitaba mezclar las cartas \infty 3/2log[2n] veces en una baraja de n cartas, para que en ésta el orden de las cartas se tornase aleatorio.

¿Se trata, pues, de una doble ocultación maquinada por Themerson como venganza narrativa por la usurpación primera vilamatiana?

¿una máscara atrás de otra máscara?

– – – –  – – – –

[1] Cesc Fortuny i Fabré. “Los eternos valles”, incluido en La misteriosa canción de la sangre. Seguido de Canciones del Bloque, de Andreu Navarra Ordoño. Ed. Paralelo Sur. Barcelona. 2010. [pág 9]

Anuncios

Comentarios desactivados en Los nombres (in)comprensibles

Archivado bajo Uncategorized

Los comentarios están cerrados.