Cartografía sentimental (XXI)

<<<5 cosas>>>

por las que ha merecido la pena seguir vivo en el día de hoy:

1.

Los resultados del estudio del Hans Bredow Institute “Growing-up with the social web” (aquí) y que demuestran, como dice Ingrid Paus-Hasebrink, el investigador jefe del proyecto, que:

“We found no evidence whatsoever that the Internet is the dominating influence in the lives of young people,” [1]

[1] Manfred Dworschak. The Internet generation prefers the real world. Spiegel. 08-06-2010.

[via La Petite Claudine –aquí-]

2.

La arremetida de Antonio Jiménez Morato contra Alberto Anaut en particular, y el grupo editorial La Fábrica en general (responsables de la revista Eñe y el -ñoño- Festival Eñe, entre otros proyectos), al respecto de su actitud para con la figura del escritor argentino recién fallecido Rodolfo Fogwill (anque, creánme, se les podría insultar por unas cuantas cosas más), llamándoles:

“imbéciles e hijos de puta” (aquí).

—->Y el texto que provocó el encono (Su última faena) aquí.

*Aprovechemos la coyuntura para realizar un somero contraste sobre cómo funciona la apropiación del discurso.

Contexto: la visita de Rodolfo Fogwill a España.

Hecho puntual: Fogwill lee su poema “Llamado por los malos poetas”.

Jimenez Morato dice al respecto en su post Fogwill ha muerto hoy (aquí):

“cuando leyó en mi presencia el que copio abajo [el poema] y, al notar mi impaciencia mientras leía por lo extenso que es, me preguntó tras terminar su lectura a bocajarro si me había gustado o no”

Sobre el mismo hecho dice Patricio Pron en su post El viaje de Fogwill (aquí):

“Cuando finalmente le conocí [a Fogwill], en su última visita a Madrid […] y él nos leyó, a sus editores y a mí y a algunos amigos que estaban presentes, su poema “Llamado por los malos poetas”.

Pron nos clarifica que, como da a entender Morato, no estaba este solo, o no era, en cualquier caso, algo privado, sino más bien comunitario, pero también añade su innecesario granito de arena, cuando dice que:

“flirteó un poco con mi mujer.”

A mí, la verdad, me recuerda  a algo…

3.

El decidido y apasionado apoyo que las tiendas Lladró de Passeig de Gràcia han decidido darle a la candidatura de Harold & Blúm para la convocatoria videoartística del museo Guggenheim.

4.

El siguiente extracto de Margaret Atwood donde se refiere a la familia Montfort (la familia Montfort de Canadá, no la mía levantina):

“Adelia´s maiden name was Montfort. She was from an established family, or what for it in Canada -second-generation Montreal English crossed with Huguenot French. These Montforts had been prosperous once-they´d made a bundle on railroads- but through risky speculations and inertia they were already halfway down the slippery slope. So when time had begun to run out on Adelia with no really acceptable husband in sigh, she´d married money -crude money, button money. She was expected to refine this money, like oil” [2].


[2] Margaret Atwood. The Blind Assassin. Random House. New York. 2001. [pág 62]

5.

El afán de bienestar de los okupas de Barcelona, que no contentos con instalarse en edificios enormes -y viejos y abandonados- de la Gran Vía de les Corts Catalanes, han preferido situarse en unos confortables edificios de pisos mucho más nuevos con maravillosas vistas a la Ronda Sant Pau, justo justito a la esquina con el Paralelo (vaya, a dos pasos del Apolo):

Dice en la pancarta: "Gente sin casa, casas sin gente, ¿Cómo se entiende eso?"

Texto: "Contra la crisis / Solidaridad / Acción directa "

*Bonus track:

Demanda (o arte de acción directa) vista en el bar La Confitería (presumiblemente puesta ahí por los okupas).


Anuncios

Comentarios desactivados en Cartografía sentimental (XXI)

Archivado bajo Cartografía Sentimental

Los comentarios están cerrados.