Polimorfismos

“Es preciso que el sabio sea […] suavemente fuerte y fuertemente suave.” [1]

Toda vaguedad es siempre especulativa, fronteriza y, necesariamente, lingüística. Y, a lo que se ve, muchas veces polimorfa o contradictoria.

Es nuestro modo de acercarnos al conocimiento de la vida y de nosotros mismos:

a puro tanteo, dejándonos pinchar por nuestras propias aristas filosas.

En ese sentido, me interesa la formulación que se ha hecho en la época moderna de la filosofía medieval en la binarium famosissimum agustinianum, cuando se dice (referido a la teoría de la forma múltiple) que:

“Puesto que ninguna forma confiere su actualidad esencial a un ser, se precisa de múltiples formas sustanciales en el mismo individuo”.

O formulado en otros términos y llevado a nuestro terreno: nosotros, cada uno de nosotros, somos muchos. Y queremos -y necesitamos- ser muchos.

Yo: el deseo de un reino de flores con una obesa base de lodo.

La búsqueda de lo ancestral en cada ser humano, por ponerlo en términos simples.

Y si buscamos formulaciones contemporáneas, más o menos vendría a ser lo que trata de hacer pasar la altermodernidad por criollismo. Contra el universalismo del actual pensamiento único, pues propugna la solazada periferia del sistema.

Sus flancos, sí, pero los flancos que perpetúan -con iluso convencimiento- la ideología del sistema mismo.

Un conservadurismo más, en suma. Una venda más sobre los ojos del hombre del siglo XXI.

Necesario, sí, pues para que se mueva un organismo necesita éste que sigan cohesionadas incluso sus partes disidentes.

Y quizá radique aquí la causa de todo: sentimentalismo que se hace pasar por emoción, esloganes que adquieren el status de idearios.

Publicidad que ahora toma el nombre de arte.

Fealdad que busca ser digna consensuada belleza.

Quizá sea ese el problema:

que la vaguedad no es un cuestionamiento, sino una verdad en sí misma. No una posibilidad de cambio, sino el valor que aprueba la taxonomía, el enciclopedismo, que ahora no se llama ya así, pero continua con su trabajo incansable.

Y es que, si se rasca un poco por la superficie, ve uno cómo no se admiten realmente cual valores rompedores las personalidades difusas o deliberadamente ingobernables, sino que se utiliza la frontera como símbolo de nuestra deficiencia, de nuestra precariedad y falta de ambición.

Así:

que nuestro polimorfismo tal vez se deba a las razones equivocadas, pues que nuestra calidad, debido al perpetuo desgaste, haya adquirido formas de fuerza menor y que se tome esto como fortaleza cuando, obviamente, es una tara.

Vaya, que lo que en siglos pasados se tenía como progreso, la contradicción que conduce al conocimiento, ahora no sólo sea un valor fundamental de la praxis artística, sino la misma ranciedad del pensamiento.

Por una razón,

porque lo que lingüísticamente se contradice, si no adquiere un status mayor de hipótesis, desaparece en el limbo del idioma.

Y se pudre,

porque no produce conocimiento sino acumulación de datos o bandazos innecesarios.

Y esa es la sensación que tiene ahora el espectador del arte contemporáneo:

la de observar una multiplicidad de formas vistosas y chispeantes, pero que esconden un vacío, un difuminado claroscuro putrefacto.

Uno siente que cada vez quedan menos de esas pequeñas llamitas peleonas, ajadas por la vida y sus circunstancias, y cada vez más artistas de mesacamilla y blog y habitación caldeada y subsidio estatal y cena lista a las nueve, sin falta.

Y dan muchas, muchas ganas de quedarse callado y quieto.

Muchísimas.

Lo advierte Richard Dorment en el New York Review of Books:

“in the modern world,

presentation counts for more than substance” [2]

Pues eso.

[1] Luis Maria Grignion de Montfort. “El amor de la sabiduría eterna”.

[2] Richard Dorment. “What is an Andy Warhol?”. New York Review of Books.Vol-56. Num 16. 22-Oct-2009.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lecciones de...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s