Realidades subjetivas

1.

“El realismo no sería tanto una estética como el objetivo seminal de la ficción literaria: hacernos vivir otra vida” [1]

Cuando uno nota hacia donde va el lenguaje de un escritor, su intención, significa que éste (el escritor) no va a ningún sitio.

El que sí que va hacia algún lado es su lenguaje, y va directo a su predicho final, convirtiéndose su prosa en previsible, inapetente y, por ello, desestimable.

En estos casos el escritor es la aldaba de su estilo.

Es el escritor un calendario lleno de hojas (limitadas), cuya prosa son las hojas caídas de esta secuencia de días (capítulos, párrafos, frases).

Sucede que, cuando una prosa no crea una cronología ni un espacio nuevos, más que escalera para el pensamiento, resulta ser esta prosa (el libro, la obra) pavesas que cubren el cementerio que entierra el mar chisporroteante de la posible reflexión.

Irónicamente, se diría que dicha prosa, por no tener autor que la sustenta, sino simplemente mano que la sujeta (mano flácida del escritor), no puede ser subjetiva.

En estos casos deberíamos hablar propiamente de producto cultural.

Por una razón muy sencilla: no nos conducen a la posibilidad de otra vida, sino que son regodeo de la nuestra propia.

2.

“Conviene saber que la ironía no es otra cosa que una estrategia del conocimiento humano que nos protege de todo aquello que nos asusta” [2]

Es sintomático como en los casos mencionados en el apartado 1 el escritor trata de justificar su impericia con la ironía.

Sólo que, dado que lo que sustenta su discurso es chocarrería lingüística, el resultado jamás es la ironía sino productos menores de la familia: guasa, sorna, sarcasmo, calambures varios, etc.

En otros casos, los escritores del apartado 1 piensan que se saldrán con la suya si lo hacen al modo de la solemnidad, y preñan sus textos de grandilocuencias, falsos cultismos, adverbios larguísimos y una buena ristra de sinónimos impropios.

Igual que dice el personaje Josephine, de la novela “Impossible Saints” de Michele Roberts (irónicamente una novela perteneciente al grupo 1), así debería sentirse el lector de buenas ficciones:

“reading was her way into the world […] the rules written on them in invisible ink” [3]

La clave

es que el escritor debe escribir como si fuera un extranjero de su propio idioma.

El escritor debe mudar su prosa hacia el barbarismo y el terrorismo filológico.

Sólo así

se conseguirá enmendar su personalidad de escritor y se evitará la terrible confusión que induce a los malos autores a confundir y sintetizar autor y personaje en ese mal híbrido que no es chicha ni llimonà y que por eso no acaba de convencer nunca,

pues ya sabemos -de antemano- su itinerario.

¿Por qué?

Ya lo dijimos antes: porque se trata de un producto de la cultura de su tiempo.

Así no es el personaje ni uno ni el todo, sino alguien, cualquiera. así el autor, también: un ser intercambiable, como los presentadores televisivos, los políticos, las starlettes o los concursantes de Gran Hermano, banalidades de un momento histórico, anécdotas.

Pues no olviden que subjetividad y cultura son términos encontrados.

EXTRA!

………..EXTRA! !

…………………..EXTRA! ! !

Segunda acción (o intento de destrucción del lenguaje):

búsqueda de una personalidad alternativa (inexistente) para provocar la incongruencia y acabar con la personalidad -verbal- del sujeto.

IMG02101

IMG02103

IMG02100

IMG02104


[1] Jordi Amat. “Dinámica de la novela”. Sobre el libro de James Wood Los mecanismos de la ficción (Ed. Gredos, 2009). En el suplemento Cultura/s de La Vanguardia. Miércoles 04-Noviembre-2009. [pág 14]

[2] Jesús Martínez Clarà. “Ficciones separadas”, sobre la exposición The dream & the promise, de la artista Aleksandra Mir, en la galería Joan Prats (Bcn). En el Suplemento Cultura/s de la Vanguardia. Miércoles 04-Noviembre-2009. [pág 20]

[3] Michele Roberts. “Impossible Saints”. Virago Press. London. 1997. [pág 44]

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El ejercicio de la escritura, El yo y sus aledaños, Para acabar con el lenguaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s