Difusa deontología del escritor [8]

1.

He perdut una estrella [1]

Hay una cosa especialmente mágica en la poesía de Joan Brossa, una luz intermitente que surge de lo cotidiano,

de la representación teatral del día a día, que me asombra.

Tiene algo de pantomima, también de danza, y de engaño ilusorio de los sentidos;

un matiz léxico y sintáctico que es profundamente catalán.

Se consigna esto en cierto encantamiento que parece benigna locura, y que no es despreocupación, pero lo parece. Y que no es celebración, pero podría serla.

Lo resumiría su poema “Fascinació”, de 1955:

“la meva mà

somia un altre braç i meravelles

que altres mans s´entretinguin a agrupar” [2]

(mi mano / sueña otro brazo y maravillas / 
que otras manos se entretengan en juntar)

2.

El mirall es l´alfabet [3]

La primera noticia que tuve de Joan Brossa fue a los nueve o diez años.

A los once, tal vez.

Vivíamos en un dúplex, cuyo tercer piso contenía una buhardilla/estudio dividida en dos partes, una con una gran cristalera a través de la que entraba la luz natural que utilizaba mi padre para pintar,

y la otra parte que contenía una mesa de trabajo a rebosar de revistas, catálogos de exposiciones, postales, libros de artista, fotografías, amuletos y… sí, varias Penthouse y Playboy escondidas.

Los niños tienen como un afortunado radar para localizar estas cosas.

3.

Pólvora al buit de l´ànima! [4]

Los niños de nueve o diez años, u once, lo que no tienen afortunadamente es alma, sino un agujero del tamaño de un puño, que se les va llenando de lo que les va cayendo en suerte.

A mí me cayeron Joan Brossa y Picasso y y me encendieron la pólvora tardoinfantil para llenármela de poesía, fantasía, hermosa violencia y verdad.

Es curioso cómo se alían las cosas, pues a mí me gustaba mucho una Playboy de mi padre (y que cada vez éste iba escondiendo en lugares diferentes)

que perfectamente podía ser de finales de los 70. Y me gustaba porque había un reportaje en el que salía una chica (desnuda, claro) haciendo una especie de show en el horno de una panadería.

Esa mezcla de glassé, harina, fuego y desnudez me impactó. Y recuerdo que de todas las fotografías que integraban el reportaje, lo que menos me interesaba era la chica.

Ahora que escribo esto caigo en la cuenta de que el origen de la escena de la panadería en la novela “Alytzia [Abbondanza] hay que buscarla ahí, en esa Playboy que mi padre escondía entre decenas y decenas de suplementos dominicales de El País Semanal.

Y claro,

por fuerza, siempre le daba un ojo al suplemento de la semana en cuestión (el de El País), porque claro, no siempre disponía del tiempo y la astucia suficientes para encontrar el nuevo escondrijo de la Playboy.

Y héte aquí que me sobresaltó un día un reportaje sobre un así llamado poeta visual catalán que hacía unas cosas preciosas, sorprendentes e irónicamente supersencillas.

Recuerdo dos hojas secas, caídas del árbol. Unidas por un clip.

El poema era este:

burocracia

Joan Brossa, "Burocracia" (1967).

En ese momento, sin saberlo,

se me hizo claro el sentido de la siguiente frase del propio Joan Brossa:

La poesia visual no és dibuix, ni pintura, és un servei a la comunicació

(La poesía visual no es dibujo, ni pintura, es un servicio a la comunicación)

4.

Son meus desert i oasi / metall i pedra [5]

La poesía visual es serlo todo,

dominarlo todo,

para poder retornar a lo esencial aplicado al sentir contemporáneo e ir comunicando con lentitud y  tino cada uno de esos certeros descubrimientos.

Lo mismo sucede con el novelista, aunque a éste le lleva un poco más de tiempo; la comunicación, digo (y la génesis). Y esto por ser más morosa la palabra que la imagen, pero sólo por esta razón.

Veamos, la lección es muy sencilla,

tanto el artista visual como el novelista se escriben las cosas para explicarse la vida a sí mismos, escriben o crean poemas visuales como forma de entendimiento personal.

Y esa conciencia de la letra o la imagen a través de la que se nos revela el mundo

debe haber acontecido bien pronto, en algún momento de la infancia, para que haya podido ir laboriosamente haciendo un poso fructífero.

Puede que acontezca más tarde, es cierto, la vocación, que se lo digan sino a San Agustín, y fíjense lo pródigo que resultó para el cambio de paradigma literario su revelación.

Pero esto suelen ser excepciones que se cuentan con los dedos de una sola mano.

El escritor, pues, debe serle fiel a las revelaciones de la infancia, dado que de ellas depende el estilo que con tesón, esfuerzo y renuncia conseguirá ya en su madurez.

——-CONTENIDO EXTRA——-

-y agradecimiento-:

Ya que estos días de caída de la inversión publicitaria en la prensa, está ésta loca por ganarse empáticamente a sus lectores,

y ya que se han inventado esa campaña de

Yo leo El País Semanal

Pues sirva este post para agradecerle a mi padre su síndrome de Diógenes.

Y  también para agradecerle a Hugh Hefner aquella edición de finales de los setenta que logró insertarse subrepticiamente en mi primera novela.

– – – – – – – – –

Canción del día:

Le diable me pardonne – Johnny Hallyday

– – – – – – – – – –

[1] Joan Brossa. “Marge”, de El poeta presenta quinze pantomimes (1956).

[2] Joan Brossa. “Fascinació” de El pedestal son les sabates (1955)

[3] Joan Brossa. “El molinet de confetti (Dansa)”, de Vint-i-una odes, uns goigs, una dansa i un sonet (1958).

[4] Joan Brossa.Foc i sort”, de Els entrebancs de l´univers (mena d´epopeia – 1956).

[5] Joan Brossa. “Jove Drac”, de Poemes de Paris (1956)

[1], [2]. [3], [4] y [5] incluidos en Joan Brossa, Poesía Rasa (II) [1955-1959]. Edicions 62. Barcelona. 1991.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Deontología del escritor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s