Otro día más

el paso de los días,
ciertos encuentros deslumbradores
donde por la voluntad de un dios o de una gota de
lluvia
coincidieron un instante el sueño y la tierra

Enrique Molina, Mutaciones en el Páramo

1.

No sé

si la expresión más aguda para dar cuenta de la hoja de renuncia que acabo de abrir y estoy a punto de rellenar es el consabido: “la vida te lleva por caminos raros”.

No, no lo sé.

Porque la rareza no es más que lo bueno, lo que produce agrado y ya no es siquiera lo imprevisto sino lo que despierta nuestras felicidades.

Y ahi está sin embargo la hoja verde y brillante de renuncia a lo que se suponía el extraño proyecto para este año y que queda en agua de borrajas.

Ciao, London!

Y ello sin la menor duda atiende al hecho de que no era un proyecto, y que la rareza no está en el  bendito hecho de desestimarlo, sino en determinar que la vida son caminos raros, tal vez, pero son los caminos que uno elige (o debería elegir).

Esta hoja donde he de poner con firmeza mi nombre y mi firma, evidencia justamente que el rumbo de mi existencia se constituye en base a mis decisiones tanto afectivas como juiciosas y razonables y definitivas.

Y eso sí que es raro para mí,

no dejarme llevar por las circunstancias ni por la locura y echarme con la diligencia del suicida a las carreras más estrambóticas y disparatadas.
Sí, no proceder de ese modo es tan raro para mí…que me sorprende.
Me sorprendo de mí mismo, de mi convencimiento.

Pensar en ello,

ahora, en el ultraje de verse privado del juicio, me parece incluso divertido.

Porque la desesperación es hermosa, sí, pero cuando se ve desde fuera, desde la barrera segura que impone el tiempo.

Es divertido ahora, cuando aquel que era yo y que tomaba la vida como una excusa para dejarse llevar por la locura, el enojo, la cólera y el despropósito ya no soy yo, anymore.

La desesperación, per sé, es horrible.

Quien la ha sufrido, ya sabe de qué hablo.

Aunque también es cierto que sólo la nostalgia es posible cuando la desesperación hubo de circuncidarnos en alguna ocasión.
Y que la literatura proviene de una pérdida es cosa que no habré de venir yo a descubrirles.

Por eso la literatura siempre sucede después.

Y debe suceder después.

Lo otro, el regurgitar inmoderado contra la adversidad no es literatura, es pura desesperación ingenua.

Pienso en algo que dice Norman Mailer, dice el escritor norteamericano:

“our efforts are understood too late” [1]

Ahora,

después de tantos años de impostura

me doy cuenta de que todas las cosas me hubieron de traer aquí, a este momento en el que con la satisfacción de quien con elegancia acepta ciertas pérdidas

(por saberlas necesarias)

escribe con orgullo victoriano su nombre en la hoja verde brillante de renuncia.

ciao, london!

Porque uno sabe entonces -en este momento- que todos esos esfuerzos pasados, buenos y malos, que parecían carecer del menor sentido y propósito

sirvieron justamente para capacitarle a uno a rellenar esa hoja de renuncia,

una hoja que irónicamente implica que todo el empleo enérgico y desaforado de las fuerzas en el pasado

ayudó a concretar lo que ahora uno tiene

y que es justamente lo que uno anhelaba en su callada desesperanza, en esa borrachera interminable de la locura y a lo que se llamaba pomposamente vivir la vida bohemia.

Y por eso es extraño, y raro, claro,

porque la felicidad es más preciada que el oro e igualmente difícil de hallar.

Y saber que se la tiene de la mano… pues claro, es sin lugar a dudas una extravagancia.

[1] Norman Mailer. Advertisements for myself. Signet Books. The New American Library of world literature. New York. 1959. [pag 425].

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Vida personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s