If I were a poet

(circa 2005)

1.

********************A VECES VIENE LA TRISTEZA**********

A veces viene

Desde la tierra misma la tristeza,

Viene desde el amor,

Desde la ausencia del amor,

Desde la piedra o el vegetal al hombre.

A veces está ahí oscura o despedida

Por un pecho inocente.

A veces viene la tristeza de un lugar o del aire,

De la amistad caída o de un nombre vacío,

Del sueño o de la infancia,

De una palabra que no pronunciamos,

De lo que creímos y ya no creemos,

De la esperanza y la desesperanza,

De la dura corteza del amor.

A veces viene la tristeza.

A veces hay en la tristeza odio,

Ausencia y odio,

Ceniza y rostros olvidados,

Viejas fotografías y silencio

Y una larga desposesión.

A veces viene, irrumpe

Como un don invertido,

Como un don que se da y no se recibe,

Como lo nunca dado a la esperanza

O lo que, en fin, se acepta y da, pero no puede

Vivir.

A veces viene.

Viene o está.

A veces hay en la tristeza odio

Y arrepentimiento y amor.

2.

********************EL CUERPO*****************

Tratar de infundir

amor a los cuerpos,

siempre inútiles

como sonsonetes vulgares,

es echar piedras al pedrizo.

Nunca la futilidad

De la pasión les dará vida.

La mayor verdad

Se representa en el dolor y el insulto

-e incluso ni en esto, pues apenas es un manifiesto escarlata-.

La furia le da razón al cuerpo

Para encallarse en su soberbio distanciamiento.

Nuestro cuerpo es como el fárrago

De ayer, el bostezo arrobado de mañana,

No puede hacerle cambiar sino la furia,

El ruido, la sangre que pierde.

Solamente el vértigo

De amar

Es plausible ante

una elegante muerte,

Como la sirvienta

Que perfuma

Su deseo en domingo,

Entonces incluso,

En el solaz de la extremaunción

Se desata un enhiesto vibráfono

que parte el pecho del cuerpo moribundo

Y en hinojos,

El amor,

Como una ilusión infantil

Se postra,

Una ilusión que viese muselinas

Donde silban las balas exaltadas de la lluvia,

Y en el quinqué mágico

En que por vez única

Nuestro cuerpo se transmuda

Se resguarda como una tormenta vencida

bajo de la noche oscura y densa,

Como si el todo que nada ocupa

Le dijera: ven sin miedo, ya puedes amarme.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo En mis vidas anteriores...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s