Reporte último (y rápido)

Son las 08:36 am y me sirvo un vino, Ribera del Duero.

La botella de ron Brugal se ha terminado, y no tengo ganas de beber más Heineken.

Me embadurno el cuerpo de crema (por la piel atópica) y me quedo, por tanto, desnudo.

Se escuchan los primeros ruidos de los coches en las calles…

Y el pájaro de mis vecinos silba.

Silba según se despierta (o lo despiertan), el pájaro, como quien cortejase a los que pasan y corren a sus ocupaciones.

Les lanza sonoros aullidos a los transeuntes… a un niño, ahora, por ejemplo, que llora, que va camino de la escuela. Y su madre trata de calmar sin éxito.

El pájaro silba capcioso, el niño llora atemorizado, la madre susurra…

Yo observo, del mismo modo en el que llevo en standby desde el viernes.

Y no es porque no tuviese planes, porque -de hecho- lo que más había este fin de semana eran justamente planes.

Ahora, mientras saco un sorbo maldito al vino me digo que tenía un propósito, digo al quedarme encerrado en casa. Este pasado fin de semana, que llega hasta ahora (ya las 08:57 am del lunes).

Un propósito literario, claro.

Pero el resultado arroja su propio balance: no sólo es que no haya escrito una sola línea, es que ni siquiera he abierto el procesador de textos.

He leído libros malos de premios nóbeles, cierto. He visto televisión (hacía años que no vivía en un apartamento con tv), cierto. He charlado y dicho guarradas y cosas muy serias por skype y en largas conversaciones telefónicas, cierto.

He invitado a mi primo a cenar, cierto. Y he visto Eurovision. Cierto

Y todo lo he hecho con el mayor convencimiento.

Sí.

Pero, sin embargo, ni una línea…

Pienso si no será que le estamos -estoy- exigiendo demasiado al arte… o a nosotros mismos (yo a mí mismo),

o a la propia vida (mi vida propia), estancada como está en un cauce seco de un río sin nombre….

Igual es que nos confundimos (me confundí)

y en lugar de musas lo que necesitamos (lo que necesito) perentoriamente es un jardinero que me llene de agua los pulmones y reverdezca las flores de mi prosa.

Coda: no lo he dicho, pero el lunes me mudé nuevamente de casa.
Yo pensé que para bien, pero parecer ser que no.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Vida personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s