Expulsar los demonios

Silke Thoss "Bowl your troubles away"

Silke Thoss "Bowl your troubles away"

Unlike the cause-and-effect of our everyday physical world, subatomic particles defy common sense and behave in wacky ways. [1]

1.

En nuestras vidas,

digo nuestras vidas psíquicas, nada funciona como es debido; me refiero al hecho de que causas y consecuencias se rigen por un arbitrio propio, a veces insondable y usualmente incomprensible.

Es ese remanente que no se alinea por sí sólo, que no encuentra el choque de otra partícula que la controla y gravita sobre ella, me refiero a esos restos solos y peligrosos, es de ahí de donde surge la poesía y, en general, el arte.

No tanto del desasosiego como del ímpetu.

La nobleza nos obliga a olvidarnos de tales desarreglos, y se nos enseña a tratar de ocultarlo como se hace con las chorreras de una pared, con la mancha de humedad de un techo o con las bombillas que quedan colgadas de los cables de la luz, y les ponemos una de esas horribles bolas de papel, preferiblemente blancas.

Así la sonrisa social, el buen bronceado y la ropa bien planchada, nos esconden las estrías del pecho, el trasero o el carmín cubre unos labios rotos.

Hay que tener cierto talento para conducirse de este modo, para aceptar que el sentido común es algo sabio, útil y que nos hace mejores.

Pero todo el mundo es consciente ya de que el sentido común es simplemente una habilidad sutilísima con la que nos convence el convencionalismo, la forma que tiene el poder para perpetuarse silenciosamente, evitando la confrontación.

En las épocas de bonanza, pues el sentido común es el mejor disfraz para cubrir -paradójicamente- todo tipo de execntricidades.

Y la excentricidad, en épocas de buena y tranquila economía, suele vehicularse a través de la copia descarada (con su pertinaz disfraz de frescura) o de la boutade. Consecuencias: el reino de la horterada y lo kitsch;

los 80´s pues, por ejemplo.

Aunque, a veces, una flor sale tímida en el asfalto y, lo mejor, que resiste.

2.

De esos momentos, en los que el espíritu de los especiales individuos lucha incansable contra el sosiego comunal, es de donde surge la poesía, y el arte en general.

Llegados los momentos de crisis es cuando la situación se torna de mayor interés para los espíritus sensibles, porque el arte (necesariamente ocultado antes) emerge ahora libre y necesario e ineludible.

Es el arte ese remanente que viene siempre de atrás, del régimen anterior de cosas. El arte procede de lo reprimido.

Y el arte necesita de unos límites precisos.

El corolario es fácil: no existe el arte de la felicidad. A eso se le llama tontuna.

No hay arte de lo fácil, tampoco. Eso se llama habilidad.

3.

La cultura no es nada, nada creado, quiero decir.

La cultura es un acuerdo al que llegan los que legislan (los agentes), pero el arte se hace (y se hará) con ellos o sin ellos.

La cultura no tiene la menor importancia, porque es puntual y cambiante.

El arte, en cambio, siempre es, por definición, moderno. Y fundamental, para una determinada época. Una determinada época no se entiende sin el arte que genera.

Pero vayamos al punto central del asunto: la capacidad terapéutica del arte. Pues el arte no tiene mayor utilidad sino para aquel mismo que lo perpetra.

Por ello sucede, y es urgente, y duele. Punza y palpita y arroja cierta verdad particular. Inexcusable para aquel que la echa al aire.

Irónicamente, es justo este motivo el que garantiza que se seguirá perpetuando.

El arte.

La cultura… ya veremos. Es cosa política. Nada tiene que ver con la hermosura o la verdad, sino con la intención y la oportunidad.

4.

Dijo Paul Auster al recibir el premio Principe de Asturias:

But I would argue that it is the very uselessness of art that gives it its value -and that the making of art is what distinguishes us from all other creatures who inhabit this planet, that it is, essentially, what defines us as human beings. To do something for the pure pleasure and beauty of doing it.

5.

El diario intimo, la poesía, el relato corto, la novela, la pintura, la música…

Todo lo que tenga que ver con la manifestación de uno mismo y se convierta en bastión para el aguante firme de su propio yo,

suele aparecer con mayor facilidad y frecuencia en los períodos críticos.

Hoy,

ahora, ya desde hace unos meses, los factores son inmejorables para ello.

La recesión del consumismo,

el temor por el propio futuro, el demasiado tiempo libre… sí, todo parece indicar que son tiempos idóneos para el exhibicionismo del sentimiento, su transmisión a través del acto creativo.

Los blogs, la facilidad de la publicación on-line, la transmisión inmediata del fervor de la palabra… todo parece indicar que podremos presenciar el advenimiento de nuevas formas y planteamientos para el arte.

En la duda (y hoy la duda es el dogma) es cuando explota la necesidad de sacar a pasear a los demonios.

Ojalá así suceda, lo llevo pensando desde hace mucho tiempo… demasiado tiempo.

Sí,

ojalá, acaso suceda que se confirme finalmente que esa turbamulta de verdad poética que llevo pronosticando desde hace tiempo y que huelo y veo todavía furtiva, contrahecha y tímida en la esquina,

ojalá pues que se materialice en obras mayores, en buenas obras,

en terapia de muchos;

sí, ojalá, sí, ya digo,

ojalá que venza el arte a la cultura,

que domine la singularidad a la réplica.

Toda mi ilusión está puesta en ello: en ver pasear alegres a los demonios de los otros, que, al fin, puede que sean también los míos.

[1] Gautam Naik. “Science, Spirituality, and some mismatched socks”. The Wall Street Journal. 05/05/2009

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El ejercicio de la escritura, El yo y sus aledaños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s