Polvo

Regina y los muchachos seguirán buscando los lavabos para sus juegos…
…y volveré a sentirme tan vacío

El Angel, París Blues, de Los planos de la demolición

Viene el polvo siempre

al final del juego, la polución del polvo físico y contundente que habita todos los rincones.
Así la casa, al volver de Barcelona.

La casa llena de polvo, paredes donde antes no había y agujeros donde antes había paredes, el suelo hormigonado donde relucían verdes azulejos ayer, y deslustradas algunas esquinas. Y oscuridad en los pasillos.

Un baño inutilizado. La entrada llena de sacos de porlan y otros sacos que no sé para qué son. Y polvo, polvo mucho polvo y ese olor del polvo que marea, embriaga y adocena.

Ese olor de polvo que clama por la lluvia.

Eso es básicamente lo que he encontrado al volver: el polvo que postcede a todos los juegos felices.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s