An Eye in the Forehead

1.

Así va:

recién la luz anida la casa (y en mis ojos), la una del mediodía, pero la mente todavía sin acabar de habilitarse a la luz del todo… Las ideas balando aun en el sueño: mi padre, una quinta, mi padre quiere corregirme unos ejercicios en catalán (o algo así). La quinta es enorme.

En mi sueño.

Mi padre tiene un despacho y una mesa vacía y en el folio que quiere corregirme (y supuestamente he escrito yo) hay sólo dos palabras, no sé si en catalán (es lo que hipotetizo). El trabajo, a mi padre, le lleva toda la mañana, pero no lo corrige. En mi sueño. El folio sigue impoluto y dos palabras en el medio, y un dibujo arriba, como una fotografía en blanco y negro.

Una quinta, mi padre de traje chaqueta y yo rompo algo, no sé qué. Una vez rompí un televisor (de una patada). Me gusta romper cosas. Siempre voy rompiendo las cosas. Soy poco mañoso, diríamos. Otra vez rompí a martillazos un vídeo VHS. Será que detesto la cultura audiovisual.

Será.

En el sueño no sé exactamente qué rompo. El caso es que mucho ruido no hace, eso lo recuerdo.

Mi padre, en el sueño, gruñe, y yo le digo que no tiene ni puta idea, ¡ni puta idea de mí tienes!, le grito. No sabes nada de mí, lo más mínimo.

Y el olor –otra vez-, el olor levantino de la yerba mojada, cercana al mar…

2.

En el pasillo

–no en el sueño sino en la vida real ya-

A. dice que cree –creía- que los colores fuertes son cosa de niñas. Lo dice por la pared verde (que a mí me parece hermosísima).

Me miro al espejo, no me parezco a una niña, creo, y eso a pesar de llevar un hermoso pullover rosa (lo compré en Riera Alta, es mi jersey de escribir, hace días y días que no me lo quito).

En el espejo, ya lo digo, no parezco una niña; llevo una barba salvaje, desordenada. Y el jersey rosa. Y tengo ganas de escribir, muchas ganas.

Y es que anoche resultó un horror.

Pienso en las emociones, “demostrar las pasiones no resulta de buen tono”. Es lo primero que he pensado, porque destrozar objetos es una muestra desesperada de orgullo. Pero el orgullo no es una emoción sino antes una necesidad.

Estoy confuso, como si me hubieran echado detergente en la cabeza y me hubieran dado una buena tunda en la cabeza mientras dormía.

Esto es lo que encuentro al sentarme al escritorio -la pared verde a la espalda-:

los libros que dejé anoche sobre la mesa esparcidos (abiertos y con marcas de lectura) y todo el desastre otro (papeles y el ipod y bolígrafos y el tabaco y las tazas de café vacías y el cenicero, etc) andan ahora en un buen orden, o sea, han desaparecido.

Los libros están ordenados, al lado de la mesa, en un montón que desde el suelo llega hasta el borde mismo de la mesa, en un orden desconocido para mí.

Podrían ser una pata más de la mesa. Todo lo demás no está.

Escucho, para resarcirme, rápido, música: Remate.

Remate lleva barba y corbata, y no me parece tampoco una niña. A pesar de su deliciosa pasión calmada. Y de sus canciones en inglés.

Bien. Abro un libro al azar.

Por ver…

Del prólogo:

“Aquel año, por primera vez en mucho tiempo, Thierry Blin decidió volver a jugar al tenis con el único propósito de medirse con el que había sido en otra época “ [1]

¿Medirse contra el padre es una forma de medirse contra uno mismo -el de hoy- o pelearse a las malas contra el que uno fue y se añora o se teme?

¿Tememos lo otro? ¿lo que fuimos? ¿O lo que verdaderamente tememos es el hoy, esta réplica en salmuera de lo que fuimos?

“I don´t ask who you are”, canta Remate,

sosegadamente, en el mediodía del domingo.

Pues bien.

Yo prefiero no cantar nada, esperar a ver qué pasa.

m_8dfe8d150a194e3d8bc4f42592432bac

Remate, ajustándose la corbata, preparándose para el domingo.

[1] Tonino Benacquista. Otro. Ed. Lengua de Trapo. Madrid. 2003. Traducción de José Luís Sánchez-Silva.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El yo y sus aledaños, Vida personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s