El peso del coral

No sé qué pensar.

Tenía un texto largo, terminado, listo para publicar…

pero se me ha derramado encima del computador el tazón de café con leche.
He tenido entonces que apagar el ordenador. Y se ha borrado. El texto escrito.

Por suerte parece no haber mayores desperfectos. En el portátil.

Al menos no de momento; se harán sentir, supongo, en los próximos días.

Es la tercera vez que se me derrama un café con leche sobre un portátil. Las dos veces anteriores me tocó tirarlos a la basura. Los portátiles.
Confío en no tener que deshacerme esta vez de este mac al que tanto amo

-o no tanto, pero que me es ahora tan necesario-.

Lo irónico es que en el texto anterior -el que se borró- .

se citaba un poema, un poema que dice:

this coral´s shape echoes the hand

it hollowed. its

inmediate abscene is heavy. as pumice,

as your breast in my cupped palm.

Es de un poema de Derek Walcott que se llama The Coral.

Este texto es entonces (el que ahora lees),

la pesada ausencia del texto anterior

(el que se ha borrado por culpa del café con leche), que era un texto de veras duro, duro duro,

como el concreto de las odas de Joseph Brodsky.

Uno de los más duros que he escrito aquí en mucho tiempo.

Quizá por ello, la ligereza de éste que ahora lees…;

se ha producido justo el reverso del poema de Walcott.

A veces la vida parece querer contradecir a la poesía.

O simplemente es que son las cinco y media de la mañana.

Y es el día de Nochebuena. Y nada tiene sentido.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Vida personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s